escribir una introducción

Cómo escribir una introducción

En mis años como profesor, he tenido la oportunidad de ayudar a muchos estudiantes con la escritura de sus trabajos académicos. Una situación común que se presenta en el aula es cuando los estudiantes me preguntan cómo escribir una introducción para un texto.

Recuerdo una vez que un estudiante de primer año de universidad se acercó a mí después de clase y me preguntó cómo empezar a escribir la introducción de su trabajo de investigación. El estudiante estaba preocupado porque no sabía cómo presentar su tema de manera clara y efectiva. Le dije que una buena introducción debe llamar la atención del lector, presentar el tema y el propósito del trabajo y establecer una base para el argumento que se presentará en el texto.

Para ayudarlo, le ofrecí algunos consejos prácticos, como empezar con una pregunta provocadora, utilizar un ejemplo relevante, o citar una estadística interesante. También le recomendé que evitara incluir demasiada información en la introducción y se centrara en presentar el tema de manera clara y concisa. Consejos que profundizaré a continuación:

Consejos para escribir una introducción clara y efectiva

A continuación, compartiré algunas recomendaciones y ejemplos para ayudar a los estudiantes a escribir una introducción clara y efectiva:

Consejo o recomendación

Ejemplos

Comience con una frase o pregunta provocadora: Una buena introducción debe captar la atención del lector desde el principio. Puede comenzar con una frase interesante, una pregunta provocadora o una anécdota que establezca el tono para el resto del texto. Por ejemplo:

  • ¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas personas son más propensas a sufrir estrés que otras?
  • El cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo. ¿Pero cómo podemos hacer frente a este problema global?
  • La historia de la humanidad está llena de grandes descubrimientos y avances científicos. Pero, ¿qué nos lleva a buscar el conocimiento?

Presente el tema y el propósito del trabajo: Después de captar la atención del lector, la introducción debe presentar el tema y el propósito del trabajo de manera clara y concisa. Debe establecer lo que el lector puede esperar encontrar en el texto. Por ejemplo:

  • En este trabajo, examinaré los factores que contribuyen al estrés en la vida cotidiana y exploraré algunas estrategias efectivas para manejar el estrés.
  • El objetivo de este trabajo es analizar el impacto del cambio climático en la biodiversidad y evaluar las posibles soluciones para enfrentar este desafío.
  • Este trabajo investiga la relación entre el conocimiento científico y el progreso de la humanidad, examinando algunos de los principales descubrimientos y sus implicaciones para la sociedad.

Establezca una base para el argumento: Finalmente, la introducción debe establecer una base para el argumento que se presentará en el texto. Esto significa que debe proporcionar una breve descripción de los puntos principales que se abordarán en el trabajo. Por ejemplo:

  • En este trabajo, se discutirán los factores de estrés comunes, cómo afectan a la salud y el bienestar de las personas, y las estrategias para manejar el estrés de manera efectiva.
  • El trabajo examinará la evidencia científica que respalda el cambio climático y explorará las posibles soluciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Se discutirán algunos de los descubrimientos científicos más importantes de la historia, cómo han transformado la sociedad y cuál es su impacto en el futuro de la ciencia y la tecnología.

Siguiendo estas recomendaciones y utilizando algunos de estos ejemplos, los estudiantes pueden escribir una introducción clara y efectiva para sus trabajos académicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *