Marco legal del TDAH en el sistema educativo

Marco legal del TDAH en el sistema educativo colombiano

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en el contexto del sistema educativo está regulado por un marco legal del TDAH específico que establece los derechos y deberes tanto de los estudiantes diagnosticados con esta condición como de las instituciones educativas que los acogen. Este marco legal se fundamenta en normativas nacionales e internacionales que buscan garantizar la igualdad de oportunidades educativas para todos los estudiantes, independientemente de sus condiciones individuales.

A nivel internacional, la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas reconoce el derecho de todas las personas, incluidos los niños y adolescentes con TDAH, a recibir una educación inclusiva y de calidad en un entorno que promueva su plena participación y desarrollo. Esta convención insta a los Estados a adoptar medidas legislativas y políticas que garanticen la igualdad de oportunidades educativas para las personas con discapacidad, incluidas aquellas con TDAH.

Marco legal del TDAH en el sistema educativo

¿Qué dice la ley 2216 de 2022 en Colombia?

La Ley 2216 de 2022 “POR MEDIO DE LA CUAL SE PROMUEVE LA EDUCACIÓN INCLUSIVA Y EL DESARROLLO INTEGRAL DE NIÑAS, NIÑOS, ADOLESCENTES Y JÓVENES CON TRASTORNOS ESPECIFICOS DE APRENDIZAJE” tiene como objetivo principal fomentar la educación inclusiva y el desarrollo integral de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que presentan trastornos específicos de aprendizaje en Colombia. Para lograr este propósito, el Gobierno nacional está facultado para implementar las medidas necesarias que garanticen el derecho a la educación de este grupo de población en instituciones educativas tanto públicas como privadas en todo el territorio nacional.

En el contexto de esta ley, se define como trastorno específico de aprendizaje a aquellas dificultades que enfrentan los niños, niñas, adolescentes o jóvenes para recibir, procesar, analizar o memorizar información, lo que se traduce en problemas en áreas como la lectura, escritura, cálculos aritméticos y la adquisición de conocimientos y habilidades propias del proceso escolar. Estas dificultades pueden afectar significativamente el desempeño académico y el desarrollo integral de los estudiantes, por lo que es fundamental adoptar medidas que faciliten su acceso a una educación inclusiva y de calidad.

En el ARTÍCULO 6 de esta ley se establece las pautas para la atención que el sistema educativo debe brindar a los estudiantes con trastornos específicos de aprendizaje. Esta atención no debe ser individualizada ni exclusiva, sino que debe fomentar la integración y permanencia de estos estudiantes en el aula regular. Para lograrlo, se deben implementar herramientas y estrategias que consideren las necesidades particulares de cada estudiante, promoviendo así un desempeño académico y social exitoso. Es fundamental que toda la comunidad educativa esté involucrada en este proceso, brindando el apoyo necesario para garantizar una dinámica de enseñanza-aprendizaje efectiva.

Los dos párrafos adicionales, conocidos como PARÁGRAFOS 1 y 2, establecen disposiciones específicas para garantizar una atención integral a los estudiantes con trastornos específicos de aprendizaje. En primer lugar, se determina que el Ministerio de Educación Nacional, en conjunto con el Ministerio de Salud y Protección Social, coordinará los términos y procesos de atención para estos estudiantes, garantizando un tratamiento prioritario, oportuno y adecuado desde el área de la salud cuando sea necesario. Por otro lado, las secretarías de educación y los establecimientos educativos del país están obligados a determinar e implementar ajustes necesarios en metodología, tecnología e infraestructura para eliminar las barreras de aprendizaje y promover la participación efectiva de los estudiantes con trastornos específicos de aprendizaje en igualdad de condiciones con sus pares. Esto incluye la adaptación de políticas institucionales, culturas y prácticas pedagógicas para garantizar la inclusión y el éxito educativo de todos los estudiantes.

En conclusión, la ley que promueve la educación inclusiva y el desarrollo integral de niños, niñas, adolescentes y jóvenes con trastornos específicos de aprendizaje representa un avance significativo en el marco legal del sistema educativo colombiano. Al establecer definiciones claras, objetivos concretos y responsabilidades específicas para las instituciones educativas, el Ministerio de Educación Nacional y otras entidades pertinentes, esta ley busca garantizar el acceso equitativo a la educación y el pleno desarrollo de todos los estudiantes, independientemente de sus capacidades o condiciones particulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *